Pareja Sexualidad

5 Tips para Renovar la Chispa con tu Pareja

Llegas a casa cansado, después de un largo día en el trabajo y lo último que te apetece es ponerte a fregar o a lidiar con los niños. La lavadora, los deberes, la cena, recoger, preparar los enseres del día siguiente… todo se acumula y parece que el día no va a tener fin.

Al acabar la jornada estás tan rendido que te tumbas en el sofá a ver un rato la tele y caes rendido ante sus encantos. Así día tras día, tu paso por casa se limita a hacer lo más urgente dejando lo realmente importante a un lado. De esta forma las relaciones se resienten, los nervios se acumulan, empiezan los reproches y el deseo, irremediablemente, se apaga.

Te preguntas ¿que puedo hacer?¿quieres dejar atrás la rutina? ¿no sabes cómo?

Te proponemos 5 magníficas ideas para que retomes el control de tu vida sexual y puedas hacerla mucho más divertida.

1 – Reserva un hueco para ti y para tu pareja. Asegúrate que el también hace lo propio. Si hay niños aprovechad mientras duermen, o si hay posibilidad dejarlos con alguien para que no haya interrupciones. Es importante hacer un esfuerzo para romper con la rutina. Quizá lo más indicado es que el plan salga solo pero si el cansancio puede con vosotros debéis forzar la situación hasta el punto de “obligaros” a tener una cita. Otra opción sería salir de fin de semana, dormir fuera una noche y aprovechar el día para hacer actividades juntos, tipo escapada rural o playera.

2 – Cuenta con el elemento sorpresa. Vale, ya tenéis el cuándo, tu pareja se ha reservado el momento, pero no le cuentes lo que va a ocurrir. Deja espacio a que vuele su imaginación. Dependiendo de lo que tengas pensado o quieras hacer, te damos unos consejos:

  • Prepara la casa: Pon unas velas pequeñas desde la puerta (cuidado! sepáralas bien que no las arrastre al abrir!!). Haz un camino de velitas que le indique hacia dónde debe dirigirse nada más llegar. Puedes también dejar un pequeño reguero de pétalos de rosa super románticos. Apaga las luces y enciende las velas un poquito antes de que llegue.
  • Prepárate: ponte un conjunto super sexy de lencería y espera su llegada en la cama o el sofá… allí donde acaben las velas. Si eres chico también puedes vestirte sexy eh!
  • Prepara el momento: pon cerca todo lo que vayas a necesitar. Más adelante te daremos algunos consejos más pero por ejemplo puedes tener en cuenta, una botella de un buen vino y unas copas, una cremita de masajes, un botecito de lubricante o tu juguete más sexy

3 – Llévale a cenar. Si, lo sabemos, es muy típico. Pero aquí es dónde añadimos un puntito picante para que la cena se convierta en algo inolvidable y los dos queráis salir del sitio cuanto antes. ¿conoces los huevos vibradores con mando a distancia? ¿ves por dónde vamos? Verás, un huevo vibrador es una pequeña bolita que puedes introducir en tu vagina, los hay normales y los hay que llevan mando a distancia. Aquí se trata de que te pongas uno de los últimos y le entregues a tu pareja el mando. Seguramente al principio no sabrá qué hacer con él (abre la puerta del garaje?) pero en cuanto le de al botón y el vibrador haga que pegues un respingo y le cuentes un poco sutilmente dónde se encuentra… Saltarán chispas, os lo aseguramos.

4 – Un buen masaje lo cura todo. No hablamos de un masaje de fisioterapia, no, aquí no hay que hacer mucha fuerza bruta. Sino un buen masaje sexy. De esos suavecitos que hacen cosquillas  Si además quieres que salten chispas puedes probar con un aceite o una crema de masaje de sabores. Elige el que sepas que más le gusta ¿le va el coco? ¿la fresa? los tienes de todos los sabores. Si quieres también aumentar la líbido puedes probar con alguno de feromonas o con efecto calor.

Comienza muy suave aunque firme, puedes empezar por la parte de arriba o por los pies. Vete bajando suavemente hacia el resto del cuerpo (o subiendo) y no te olvides de pies y manos. Son partes super erógenas si se hace con mimo y cariño. Puedes detenerte en las partes más sensibles, como los pezones o la parte interna de los muslos haciendo un poco de hincapié en esas zonas ya que son mucho más sensibles a los estímulos. También puedes masajear un poco sus partes erógenas, pero no te pares ahí… continúa con el resto del cuerpo, eso hará que todavía desee más y mucho más fuerte.

5 – El plato fuerte, un poco de 50 sombras. Si te atreves con unas ataduras, un antifaz y una pluma sexy (y tu pareja se deja atar y tapar los ojos) este punto será la guinda. No lo pruebes todo el mismo día… vete preparando encuentros y deja este como punto fuerte. Seguro que antes de llegar a él los dos estáis una semana esperando con ansiedad el momento.

Pregúntale si confía en ti, si se dejará atar o tapar los ojos. Quizá lo de las ataduras al principio suene más fuerte y tenga reticencias al principio, pero seguro que si prueba una sesión de ojos tapados no se resistirá a la siguiente. Os aseguramos que la sensación de no poder moverte y no ver agudiza el sentido del tacto hasta límites insospechados. La piel se vuelve mucho más sensible y responde a los estímulos de forma indescriptible. Podéis alternar, un día uno al siguiente encuentro el otro.

Se trata de hacer sentir al otro cosquilleos con la pluma (y si os atrevéis algún azote o pellizco). Al tener los ojos tapados no sabrá por donde puedes empezar o continuar, y al igual que con el masaje puedes pararte en las zonas más erógenas para hacer subir la temperatura al máximo.

Estamos seguros que con estos pequeños consejos tu vida sexual ya no volverá a ser la misma. ¿te atreves a ponerlos en práctica? Olvidate de las excusas, el tiempo pasa.

Vuelve a conectar con tu pareja! 

Y recuerda, la vergüenza es el principal enemigo de una vida sexual placentera 

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: