Sexualidad

Como estimular el Punto G de la mujer

Llamado así para hacer honor al ginecólogo alemán descubridor Ernst Gräfenberg. El punto G de la mujer, es una pequeña zona erógena genital nerviosa, situado entre 3 y 7 centímetros desde la entrada de la vagina, entre el hueso púbico y el cuello del útero formando parte de la esponja dela uretra. Su tamaño medio es similar al de una pequeña moneda, aunque, como es lógico, es distinto entre unas mujeres y otras.

Se ha escrito mucho sobre su ubicación. Sobre si existe o sobre si no. Si, claro que si existe.

También es cierto que para tener contacto directo con este excitante Punto G es necesario una avanzada excitación de la mujer. Así será mucho más sencillo llegar a él, estimularlo y en consecuencia, disfrutar de las sensaciones de placer que ofrece. Con la excitación, esa zona se hincha e incluso llega a palpitar. Sin excitación no significa que este punto no exista. Lo que ocurre es que no se producen los beneficios de placer al estimularlo.

La principal diferencia entre un orgasmo producido por la estimulación del punto G y el producido por la estimulación del clítoris radica que en el primero se producen fuertes contracciones producidas alrededor de todo el útero. Sin embargo, el segundo provoca esas contracciones en el músculo pubocoxígeo, situado en el suelo pélvico. Placeres distintos.

Cómo estimular el Punto G de la mujer

donde esta el punto g de la mujer y como estimularlo

donde esta el punto g de la mujer y como estimularlo

Como hemos dicho anteriormente, se recomienda y es casi requisito indispensable, una excitación previa de la mujer.
Mejor si es avanzada. Para conseguirlo, podemos comenzar con una primera estimulación de clítoris, de la forma que se prefiera, hasta que este se encuentre erecto.

Así conseguiremos también un mayor riego sanguíneo por toda la vulva y una mayor lubricación, aunque en este último caso, siempre podremos recurrir a lubricantes o estimulantes específicos que por sus distintos efectos ayudan a encontrar el punto G de la mujer, estimularlo y por ende conseguir intensos orgasmos.

Su estimulación debe ser interna accediendo a el desde la vagina. Puede estimularse con el roce y presión de uno o dos dedos, o mejor aun, con el uso de algún juguete erótico que además de poder presionar y rozar sobre él, puede incrementar su efecto estimulador gracias a las vibraciones que muchos de ellos generan.

Debido a la ubicación del punto G en la mujer, es muy complicado que la penetración de un pene pueda estimularlo, aunque no imposible. Si el pene es muy grueso, no habrá mucho problema de estimulación. En cualquier caso, la mujer debe estar muy excitada.

Por ese motivo, los juguetes eróticos para el punto G tiene una forma específica para conseguir un mayor efecto. Normalmente tienen la cabeza algo doblada o de “gancho” para un mejor acceso a ese punto tan erógeno.

Muchos de los juguetes eróticos de estimulación del punto G, son usados también para la estimulación prostática o punto P del hombre debido a que la ubicación de este punto P es muy similar al de la mujer.

Posturas que estimulan el punto G femenino

Si la estimulación se va a llevar a cabo mediante la introducción de dedos o algún juguete erótico específico, la mejor postura y más cómoda para llegar al punto G es tumbada o reclinada boca arriba.

Si por el contrario, si se pretende llegar a la estimulación a través de la penetración del pene, se recomiendan aquellas posturas en las que la mujer se encuentre encima del hombre o bien aquellas en las que sea penetrada desde atrás.

Más:

Al contrario que los orgasmos con estimulación de clítoris, es posible que los orgasmos femeninos conseguidos a través de la estimulación del punto G provoquen una eyaculación hacia fuera tras la expulsión de un líquido tras y como sucede con las eyaculaciones masculinas, aunque menos viscoso que el semen del hombre y algo más transparente.

Recientemente, se han llevado a cabo estudios y encuestas especializadas que sitúan que entre el 30% y el 60% de mujeres han admitido experimentar orgasmos tras la excitación del punto G. Además, se afirma que su  estimulación es de mayor intensidad en mujeres mayores de 30 años. A partir de esa edad, los cambios producidos por el cuerpo hacen que los tejidos del interior de la vagina permitan un mejor y fácil acceso a ese punto. Por este motivo, muchos expertos afirman que a partir de la treintena es cuando las mujeres alcanzan su mejor momento sexual.

Si quieres una información super completa sobre el punto g y cómo estimularlo te animamos a ver el siguiente video, de la sexblogger Elsy Reyes. No tiene desperdicio

 

Ya sabes, existir existe. Ya tienes una base adecuada para poder encontrar el punto G de la mujer. A disfrutar!!

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: