Pareja Sexualidad

Cuando el deseo sexual se pierde ¿qué hacer?

Ya hemos hablado muchas veces de los trastornos sexuales femeninos. La anorgasmia es uno de estos trastornos más comunes entre las mujeres y le sigue, la falta de deseo sexual.

La perdida de deseo sexual femenino es un trastorno frecuente que se presenta en mujeres de todas las edades originado por descontroles hormonales o por factores psicológicos individuales o de pareja.

El estrés crónico causado por los múltiples roles que deben desempeñar las mujeres en la actualidad ocasiona la inhibición del deseo, la perdida de ganas y el poco disfrute del sexo.

Perdida de deseo sexual

Se trata un trastorno que se produce cuando hay un cambio significativo en el comportamiento sexual habitual de la persona: disminuyen o desaparecen los pensamientos, las fantasías sexuales, se posponen o se evitan las relaciones, hay una incapacidad para disfrutar, no hay satisfacción y esto crea malestar y preocupación personal porque afecta a la calidad de vida y a las relaciones personales.

Además, afecta a su autoimagen porque la mujer se percibe y se siente menos femenina, con poca autoestima, insegura y preocupada, esto repercute en su calidad de vida y en su relación de pareja.

El trastorno del deseo sexual puede tener un origen psicológico, hormonal o una combinación de ambos y acarrea en la mujer más ansiedad que los trastornos relacionados únicamente con el orgasmo.

Las alteraciones hormonales son determinantes en el deseo sexual femenino

Los cambios que experimenta la mujer en los años anteriores a la menopausia y durante la misma o con la menopausia quirúrgica pueden provocar una caída en el deseo sexual que en ocasiones puede tratarse con fármacos.

Cuando hay una bajada brusca de hormonas, la sexualidad de la mujer se puede ver afectada porque la atrofia vaginal va acompañada de atrofia del deseo y de las fantasías sexuales, así como la disminución o falta de sensibilidad en todas las zonas erógenas.

Sin embargo, las hormonas no son las únicas responsables de los posibles vaivenes que pueda tener una mujer en ese sentido. Prueba de ello es la gran cantidad de mujeres jóvenes que se encuentra con ese problema.

En la pérdida del deseo sexual también influyen factores psicológicos individuales o de pareja

Entre los factores individuales destacan los estados depresivos, la ansiedad y la angustia, que en muchos casos encubre una depresión.

Por otra parte, las causas atribuibles a la pareja pasan por diferencias en los valores, el sentimiento de tarea u obligación ante el sexo, la saturación sexual y la frustración orgásmica en la mujer, la diferente evolución con los años o los auténticos conflictos de pareja.

¿qué hacer para recuperar el deseo sexual?

La forma más eficaz para recuperar el deseo sexual es buscar ayuda profesional. Los aspectos culturales influyen en que la mujer asista o no a la consulta médica. Sin embargo, son cada vez más las mujeres que consultan.

Los psicólogos afirman que hay que desmitificar la patología: una mujer que no obtiene placer en la relación sexual tiene un problema, pero no está enferma.

Por esta razón, un especialista será el más indicado para orientarlas en el camino a la recuperación del deseo sexual y que logren disfrutar nuevamente y a plenitud de una sexualidad activa, sana y placentera.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: