Sexualidad

Sexo anal, consejos a la hora de practicarlo

El sexo anal no es más que la introducción del pene en el ano de una mujer o un hombre. Esta penetración del ano es simplemente otra forma de obtener placer durante el sexo.

El ano, al igual que otras partes sensibles del cuerpo que pueden ser estimuladas, también tiene una alta concentración de terminaciones nerviosas, que causan placer tanto en hombres como en mujeres.

Sabemos que el sexo anal es uno de los mayores tabúes sexuales en nuestra sociedad.

Algunas personas tienen la idea de que la práctica está impregnada de crueldad. Este prejuicio ha empeorado con la llegada del virus del SIDA en los últimos años, sabiendo que es una de las formas más comunes de contagio cuando se practica el sexo anal sin protección.

¿De dónde viene el placer durante el sexo anal?

Este placer puede provenir de muchos factores, uno de los cuales puede ser el tabú en sí mismo, ¿dónde está el deseo de sentir placer haciendo algo que se considera malo o feo? por la compañía, lo que lo hace muy emocionante.

Para los hombres, el hecho de que el mismo ano lubricado sea más estrecho puede causar excitación. Las diferentes posiciones que una mujer utiliza para tener más comodidad durante la penetración es un factor muy emocionante para los hombres, por que se sienten más fuertes y dominantes durante las relaciones sexuales anales.

Sin embargo, no todos los hombres y mujeres son seguidores de esta práctica anal. Cada persona debe saber qué le da placer.

Hay otros que solo aprecian las caricias en la entrada del ano, pero que no aceptan la penetración. Esta es precisamente la razón por la que nos hemos acercado al tema, porque lo más importante en la práctica del sexo anal en una relación es la comodidad y aceptación de ambos.

El ano es un órgano muy elástico e incluso puede permitir la penetración de un pene considerado muy grande. Puede haber penetración con toda la mano, lo que se llama fisting, pero es más complicado porque requiere un entrenamiento que comienza con el dedo hasta que pueda introducir toda la mano.

Incluso con esta técnica, no todas las personas adoptan esta práctica. Si quieres aventurarte en el mundo del fisting lo más importante es tomar precauciones, ya que mal realizado podría resultar doloroso y causar daños que nos lleven al hospital o que requieran cirugía por desgarros internos.

Precauciones en el sexo anal

El recto es la parte final del sistema digestivo y, por lo tanto, está muy contaminado, principalmente por bacterias. El contacto de estas bacterias con otras partes del cuerpo (como el pene o la vagina) puede causar infecciones.

También es la puerta de entrada para las transmisiones de ETS (enfermedades de transmisión sexual), como el SIDA o la hepatitis B. En estos casos la prevención con el uso de preservativos es esencial para el sexo anal.

La primera vez que se practica es normal sentir cierto dolor derivado principalmente por la inexperiencia, la tensión y el miedo siendo los principales factores que influyen en que se convierta en una práctica poco placentera.

Con el tiempo, y si la persona disfruta del sexo anal, se relajará, y el dolor del comienzo se convierte en puro placer.

El uso de un buen lubricante para sexo anal ayuda a minimizar el dolor de la dilatación inicial y conseguirá un mejor deslizamiento del pene o consolador sin roces ni escozores.

El diálogo entre la pareja es fundamental, les permite explorar a los demás y ver hasta dónde pueden llegar, siempre con respeto y conocimiento del deseo del otro.

Como empezar a practicar sexo anal

El autoconocimiento, es decir, la exploración y las caricias del ano de forma solitaria, así como el control de la mente son de extrema importancia.

Cuanto más relajada se encuentra la persona, más fácil es la penetración, porque los músculos que rodean el ano se relajan, lo que facilita la entrada de un dedo.

Mientras tomas una ducha o un baño, penetra suavemente con un dedo y comprueba las sensaciones que te provoca, sin olvidar por supuesto el lubricante y las uñas bien cortadas para no arañar el tejido interno del recto.

Tienes que relajarte y sentirte bien, una vez que esto se logra, puedes comenzar con tu pareja esta nueva experiencia.

Ambos compañeros deben usar y abusar de los preliminares, y luego comenzar la penetración con un dedo, siempre prestando atención a las reacciones de los demás para que no haya inconvenientes.

Consejos sobre posiciones para iniciarse en el sexo anal

Te proponemos varias posiciones muy comunes para el sexo anal además de sanas y satisfactorias:

  • La mujer encima, esta es la posición ideal para principiantes, porque la mujer tiene un control completo de la velocidad y la profundidad de la penetración.
  • Estilo perrito: posición también utilizada para la penetración vaginal. La mujer se arrodilla y se apoya en rodillas y codos.
  • Desde el frente: la posición donde la mujer se acuesta boca arriba y lleva las rodillas al pecho, apoyando los pies en los hombros de la pareja. Esta posición permite una fácil penetración.
  • Espalda: la mujer está acostada sobre el vientre, puede poner un almohadón debajo de la cintura. El hombre se acuesta sobre ella y la penetra.

En cualquier caso, podrás probar cualquier postura que se te ocurra y podrás ir descubriendo otras con tu pareja a medida que se experimenta con el sexo anal.

Ante todo acuérdate de disfrutar y ser feliz y no te olvides de visitar nuestra tienda erótica

 

[pt_view id=”ce96f58xqr”]

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: