Pareja Sexualidad

Sexo en pareja, cosa de dos

Muchas veces, por curiosidad o por saciar nuestras fantasías o las de nuestra pareja nos lanzamos a hacer cosas que en otras circunstancias o con la mente fría ni siquiera nos hubiéramos planteado, pero que en los momentos íntimos surgen, aunque hasta donde…

¿debemos hacer todo lo que nos propone nuestra pareja?

Sobre todo, hay que estar segura de lo que queremos y de lo que no queremos pero a veces asaltan las dudas y probar algo, aunque realmente, si no estás convencida o dudas, no lo hagasel sexo en pareja es cosas de dos y para que disfruten. Tampoco es cuestión de un NO rotundo si es que se le antoja a él, dile que aún no estás preparada, pero si su reacción es de enfado, realmente no piensa en ti porque no somos objetos sexuales, si la pareja es estable, él debería de entenderlo y entender tu situación.

Sin embargo, cuando nos propone algo o nosotras a ellos y se siga adelanteda igual de que se trate, hay que disfrutarlo. No es raro grabarse mientras se realiza el acto sexual o que se haga una felación, no tengas prejuicios, ahí disfrutáis los dos, pero tenéis que estar muy seguros de lo que hacéis, de que os gusta y de que es lo que los DOS queréis.

Además, de vez en cuando es beneficioso romper con la monotonía en la relación de pareja, tanto en cosas que hagáis a diario como lo que hacéis en la cama, tú pones el límite de hasta donde quieres llegar.

Soluciones para mejorar tu convivencia en pareja

Cuando tienes una relación estable, sabes que se acercará el día en que compartas algo más que las palomitas del cine con él y las parejas que empiecen a vivir juntas saben que se hace difícil compartir el día a día con la otra persona porque es ahí cuando se ven las manías y los secretos ocultos que se tienen.

Para nosotras, que dedicamos algunas horas a la semana a ponernos más guapas, es decir, nuestra sesión de belleza personal como ponernos la mascarilla y mientras leer una revista o hacernos la pedicura mientras escuchamos música o incluso hacer un poco el vago, nos cuesta mostrarnos tal y como somos con nuestra pareja al principio, pero todo conlleva un tiempo de adaptación.

Esas cosas que no queremos que los demás sepan de nosotros, pero que obviamente tienes que mostrar ante tu pareja cuando se convive, es algo normal. Ten en cuenta que él también tendrá sus costumbres y sus cosillas que ocultar, a veces tan sorprendentes como que él también usa exfoliante corporal o que le gusta pasar la Vaporetta los Sábados.

No importa el tiempo que llevéis juntos, lo importante para que funcione la convivencia es confiar el uno en el otro, ser sinceros y aceptar tanto sus defectos como virtudes, siempre y cuando los defectos no sean cosas graves, claro.

Además, es importante pasar y compartir momentos juntos, que os hará uniros aún más y evitar la monotonía, aunque también debemos de dar un poco de respiro a la relaciónteniendo algunas horas para dedicarte a ti misma, tanto si es para mimarte, como para quedar con las amigas o simplemente, relajarte e ir a dar un paseo para despejarte, reflexionar y recargar energías.

Debemos de evitar encerrarnos y no tener vida social, es muy importante por mucho que os queráis el tener contacto con los amigos y familia, aunque sea de vez en cuando, también rompe los hábitos y la rutina.

Disfrutar del sexo en pareja

Porque disfrutar del sexo es algo importante para ambos, no sólo para él. No censures tu relación, siéntete libre y sobre todo diviértete.

Las cosas que tienes que probar con él, de las que hay que hablar y por que no, disfrutar contigo misma sola o en compañía.

Tiene que haber una confianza plena, siéntete cómoda y si hay algo que te incomode o que se pueda mejorar, háblalo con él sin tapujos, deberías de poder hablar de cualquier cosa con él, al igual que tienes derecho a saber sobre su pasado y presente, pero ten cuidado, no le sometas al tercer grado.

Para disfrutar al máximo, agudiza tu ingenio, regresa a tu época de adolescente, donde está permitido todo menos la penetración, como el tickling, que consiste en hacer cosquillas eróticas a tu pareja, ideal para tímidas y para poner algo de diversión en la cama o el footjob, que consiste en dar un masaje erótico usando los pies.

Los previos son esenciales para que la penetración no sea dolorosa, ya que así, se lubrica la zona vaginal y facilita el orgasmo, eso sí, usa siempre un método anticonceptivo, no negocies sobre esto, es tu cuerpo, tu vida y tu salud la que está en cuestión.

Si tienes alguna fantasía, cúmplela, eso sí, siempre con el chico que realmente te guste y te satisfaga, aunque a tus amigas no les guste porque no sea guapo o mayor que tú.

Si no tienes pareja, también tienes derecho a pasarlo bien sola y aunque la tengas, no te sientas amenazada a hacerlo, es muy probable que le guste saber que eres autosuficiente.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: