Pareja Sexualidad

Sexo tántrico para disfrutar más en la cama

Para practicar sexo tántrico tenemos que cambiar mucho nuestra conciencia con respecto al sexo y desbloquear nuestra mente.

Qué es el sexo tántrico

El Tantra es una antigua tradición hindú que nos puede llevar al nivel más alto de sensibilidad. El sexo tántrico nos permite conectar de forma especial con la pareja creando un vínculo de amor y unión muy profundo.
Esta filosofía le da mucho importancia al orgasmo femenino y se basa en el placer de la mujer intentando retrasar la eyaculación del hombre. Retrasar el orgasmo masculino y centrarse en el disfrute de la mujer es fundamental para lograr complicidad en la pareja y ser más felices según esta práctica.
En la cultura oriental existen distintas técnicas para que el hombre aprenda a disfrutar al máximo controlando la eyaculación. Para ello tienen que aprender a entrenar la respiración así como los músculos de la zona genital.
De esta forma lograreis alcanzar orgasmos muchos más intensos  a la vez que los provocarás a tu pareja ya que tu placer no está enfocado en la eyaculación rápida sino a recibirlo mientras lo das, de forma más delicada e íntima. Potenciando las caricias, las miradas y la conexión entre ambos.
El objetivo de la práctica del Tantra es disfrutar con todo el cuerpo y despertar todos los sentidos sin estar centrados en perseguir el final.

Cómo practicar el sexo tántrico

Para los seguidores del sexo tántrico el orgasmo no es el final sino el comienzo, y mantenerse en el punto límite es lo más placentero y hay que aprender a disfrutarlo y controlarlo para intensificarlo.
Crear un ambiente apropiado en este tipo de práctica es fundamental. La decoración con velas, música relajante, los aromas, alguna bebida, la iluminación e incluso la temperatura juegan un papel muy importante.
Tener el cuerpo bien arreglado también es fundamental y se puede comenzar por darnos un baño con nuestra pareja mientras nos miramos provocando el deseo. Podemos continuar con un masaje el uno al otro con aceites suaves y de aromas frescos prohibiendo tocar o masajear las zonas genitales.

Posturas tántricas

Hay muchos juegos y posturas sexuales que podemos poner en práctica en el sexo tántrico pero abrir la mente dejarnos seducir sintiendo cada beso y caricia en cada poro de nuestra piel es lo que nos llevará al máximo placer.
A la hora de la penetración una buena postura es donde la mujer está sentada encima del hombre y se queda quieta ejercitando sus músculos y apretando el pene. De esta forma se puede conseguir el orgasmo al mismo tiempo controlando la respiración y dejándose abandonar por él, entregándose el uno al otro sin limitaciones, sin pensar solo en el desahogo sexual sino sintiéndolo, alargándolo al máximo y permaneciendo unidos todo el tiempo posible.
En el sexo tántrico valen todas las caricias, juegos y posturas diferentes que queramos practicar pero sin prisas. Mientras más tiempo dediquemos a estar dando y recibiendo placer más intenso será el orgasmo, más conectaremos con nuestra pareja y en definitiva más disfrutaremos. No pensar en nada, dejarnos llevar y sentir es a lo que nos tenemos que dedicar si practicamos Tantra.
Es una práctica en la que la mente juega el papel más importante y donde la pareja se adora y respeta al máximo. También de esta forma nos sentiremos más conectados a nuestra pareja no sólo en la cama sino fuera de ella.
El sexo tántrico tiene muchos beneficios para la salud entre muchos disminuye considerablemente el estrés.
Nos ayudará a despertar mucho más la pasión en la pareja y el hombre no sólo logra tener un orgasmo mucho más intenso sino que puede experimentar múltiples orgasmos al igual que la mujer.
Practicando sexo tántrico prepárate para tener los orgasmo más placenteros y largos de tu vida.

Deja un Comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

A %d blogueros les gusta esto: